Saltar al contenido

Riego por aspersión

riego automático. Riego por aspersión. Aspersor de turbina hunter. Riego jardines. Riego césped.

Hay pocas sensaciones tan relajantes como la de pisar hierba recién cortada con los pies desnudos. Para que esto ocurra tenemos que optimizar al máximo el sistema de riego por aspersión, aquí la cosa se complica un poco, pero lo haremos de una forma fácil.

riego por aspersión automático de un campo de futbol
riego por aspersión automático

Pero, qué es el riego por aspersión?

Es un sistema que intenta, a través de surtidores de agua a presión, imitar un fenómeno tan natural, como el de la lluvia.

Al conducir el agua, a presión, a través de las conducciones, sale por los aspersores, y estos, mediante toberas o boquillas específicas, pulverizan el agua que cae en forma de pequeñas gotas, humedeciendo el terreno.

Suele utilizarse, sobretodo, para hacer crecer hierba. Ya sea para campos de golf, jardines, alrededores de piscinas y muchos otros usos agrícolas, que aquí no trataré.

Y quién fue el inventor? Para resumirlo y a modo de nota, decirte que el inventor fue un herrero e inventor inglés. Thomas Newcomen, que hace como más de 300 años, adaptó las bombas hidráulicas que funcionaban con vapor, a un sistema eléctrico, creando las primeras bombas eléctricas.

Materiales que utilizaremos

Antes de empezar, vamos a dejar claros algunos conceptos que són cruciales para la instalación y que van a aparecer a menudo.

El primero, es que no son lo mismo unos aspersores, que unos difusores.

La imagen izquierda corresponde a un difusor. Este tipo de pieza, lo que hace, es que una vez recibe la presión, se eleva una caña, y dependiendo de la tobera que le hayamos puesto, cubrirá un abanico específico. Aquí no hay giro. Sube y riega por igual en toda su zona de acción.

El siguiente es un aspersor, denominado, de turbina. Estos son bastante más grandes que los anteriores, y cubren muchos más metros de terreno. A diferencia de los difusores, reciben la presión, se eleva una caña, y aquí no hay un abanico horizontal.

Se crea un chorro de agua elevado, que puede alcanzar 12 metros (según tipo de aspersor) y en seguida se pone en movimiento. O sea, que empieza a dar vueltas y nosotros tenemos que graduar el tipo de chorro y dónde empieza y acaba toda la carrera del aspersor.

Otra pieza esencial en el riego automático, son las electroválvulas. Estas piezas son básicamente grifos que se abren i cierran con una señal eléctrica.

Entonces, cuál elegir?

Como todo en la vida, depende.

De qué? Las dos opciones son válidas, vas a cubrir todo el terreno sin problemas. La gran diferencia reside en que, el difusor pulveriza mucho mejor y crea una finísima lluvia que cae lentamente. Por su parte el aspersor, tiene más alcanze y su gota es más gruesa al caer.

Mi recomendación, es que si vives en una zona de mucho viento o la zona a irrigar es muy grande, la mejor opción, son los aspersores de turbina.

Su mayor tamaño de gota, te garantizarán, que tu agua, no acabe en el vecino o vete a saber dónde! Y su gran alcanze de chorro, te ahorrarán metros de zanjas y materiales.

Si el espacio a regar es pequeño, o con bastantes recovecos, lo mejor son difusores. Mi experiencia así me lo ha demostrado. Esto no quiere decir que en un jardín grande, no se puedan montar difusores. La elección es tuya.

Sin ir más lejos, uno de los trabajos que realizé el pasado año, fue un jardín con 105 difusores. El cliente así lo prefirió. Le gustaba más como pulverizaban.

Cómo diseñar un riego por aspersión

Ya tenemos claro que vamos a transformar una parte de nuestro jardín, en una zona regada por aspersión. Ahora toca coger papel y lápiz, y a tomar medidas.

Diseño de riego por aspersión con difusores.
Diseño de jardín, con difusores

Aquí arriba os presento el próximo proyecto de riego, que cuando el señor corornavirus me lo permita, pondré en marcha.

Toma de medidas y ubicación de los difusores.

Esta es la parte más técnica, intentaré contárosla de la forma más entendedora.

Para comprender el esquema, sólo deciros que las “X” corresponden con los difusores a montar, las líneas discontinuas, no les hagáis caso, más abajo, os contaré porqué.

Un difusor “normal”, con la presión adecuada, realiza un abanico que alcanza los 4 metros. Es decir, se eleva la caña, y el agua alcanza esa distáncia, desde la salida hasta el punto más lejano. Se entiende?

Tomando nota de esto, ubicaremos los difusores, cada 4 metros. Igual a los del plano de más arriba. Evidentemente, es muy difícil que las medidas cuadren y sean múltiples de 4. Por consiguiente, ajustaremos un poco por arriba y un poco por abajo.

Para que se entienda, quiero decir que si para cuadrarlos, tenemos que montarlos a 4,20 metros, no pasa nada. Y al revés, si tienen que ir a 3,80 metros, tampoco ocurre nada. Simplemente tomaros la medida de 4 metros como referencia e id ajustando dentro de estos 0,50 metros de marjen.

Muy importante!

No me cometáis el error de sumarme las distáncias, y colocármelos a 8 metros!!

Ocurre muchas veces, que al ir a visitar a clientes, que se montan ellos mismos el riego por aspersión, ( como harás, tú, muy pronto! ), cometen este error.

Su lógica les dice que si un difusor alcanza hasta 4 metros, pues se montan a 8, porque sus abanicos ya cubren esa zona. Esto NO es así! Los difusores necesitan regarse los unos a los otros, porque ellos mismos no se riegan en su base y tiene que ser el difusor vecino el que aplique líquido allí.

Continuamos con la medición.

Como muestro en el esquema, primero se marca el perímetro, ajustando, como te he dicho, y cuadrando difusores. Prefiero que si tienes dudas, le añadas uno de más, que de menos. Yo lo hago siempre y así me cubro las espaldas, ante posibles zonas secas.

Para los del centro, seguimos la misma norma de los 4 metros. Nos ponemos delante de los que ya tenemos marcados y así en todo lo que queda de jardín. Id ajustando medidas, por arriba y abajo. Recordad que los difusores se tienen que regar los unos a los otros.

Una buena manera de marcar, es colocando estacas, palos, o lo que tengas a mano, para que así se visualice, y con la ayuda de una cinta métrica puedas jugar con las medidas.

Marcar las zanjas.

Es el turno a las zanjas. Para este fin, te recomiendo, yeso en polvo. Te vas a ensuciar un poco, pero deja muy bien marcado el terreno, y no contaminas el suelo con pinturas.

Marcas, con yeso, de la zona de zanjas
Marcado de la zona con yeso
Jardin, marcado con estacas y yeso para zanjas

En las imágenes de arriba, puedes hacerte una idea de como tiene que ir todo el marcaje. Fíjate, porque aquí, te dejo un consejo. Te recomiendo, que NO hagas como muchos, que pasan la tubería principal siguiendo la línea perimetral, y montando los difusores encima del tubo.

Ubicad las líneas principales del riego, en una zanja en el centro de la zona a regar, e id pinchando hacia los laterales. Del centro para afuera. Los difusores que queden en el centro del jardín, SÍ se pueden montar encima del tubo, ya que en esa ubicación son poco suceptibles de sufrir modificaciones. Y en caso de que se vieran afectados, bastaría con un tapón, para sellar la salida.

Líneas principales de riego por aspersión
Zanja con líneas principales de riego

En la imagen, se aprecia un difusor montado encima de las líneas principales de un riego por aspersión, en los alrededores de una piscina.

Hazlo así, y si algún día decides, poner una acera, reducir el tamaño del jardín… O cualquier otra modificación, no te vas a cargar toda la instalación. Simplemente, tomarás el difusor, le acortarás el tubo de agua, y volverás a colocarlo en su nueva ubicación.

Calcular zonas de riego

Como sabrás, es muy difícil que todos los difusores, funcionen al mismo tiempo. Se precisarían de equipos de bombeo muy potentes, para poder abastecer, al mismo tiempo, todas las salidas. Es por ello que se secciona el jardín, en varias estaciones o zonas.

Y cómo calculamos cuántos difusores pueden funcionar a la vez, con la presión y caudal de casa? Una vez más y como hice en el riego por goteo, no voy a entrar en complejas ecuaciones sobre los caudales i pérdidas de presión, etc…

Seamos prácticos y hagámoslo fácil. Mi primera opción cuando he de afrontar este tipo de instalaciones, es la de recomendar, en caso de que no exista. El montaje de un depósito, más un grupo de presión. Así aseguramos el tiro, ya que con las especificaciones técnicas de la bomba, sabemos exactamente cuantos difusores puede mover a la vez.

Cálculo con equipo de presión.

Antes de continuar, debemos saber las características de nuestros difusores. En esta tabla te dejo una cantidad orientativa, sobre los consumos de los difusores según su abanico específico.

Tobera de 360º800 litros/hora
Tobera de 270º600 litros/hora
Tobera de 180º400 litros/hora
Tobera de 120º300 litos/hora
Tobera de 90º200 litros/hora
Tabla orientativa de consumos

En función de su ubicación, los difusores deberán de cubrir ángulos específicos, mediante el uso de toberas o boquillas. Los colocados en el perímetro serán de 180º, los del centro de 360º, las esquinas 90º y así con todos los rincones del jardín.

En este punto deberemos fijarnos en las características de la bomba. Por ejemplo. Un grupo de presión como el siguiente, nos indica que da 5000 litros/hora y una altura de 45 m.c.a.

La traducción, es que tenemos una presión de 4,5 bar y esos 5000 l/h. Es perfecto. Tomaremos los litros máximos del equipo de bombeo como referencia y empezaremos a sumar los litros por difusor, sin sobrepasar ese límite.

Se entenderá mejor con un ejemplo. Siguiendo el esquema inicial de más arriba, vemos como el perímetro está compuestopor difusores con salidas a 180º. En la tabla marca unos 400 l/h. Pues entonces empezamos a sumar. Y el resultado es que, con este equipo de presión podemos mover unos 10 difusores sin sobrepasar su máxima capacidad.

En ningún caso sobrepaséis ese límite marcado por el fabricante, y dejad un margen amplio, para todo eso de las pérdidas, bla,bla,bla… Con un equipo así sumad los litros que consumen los difusores y dejad entre 1000 y 1500 litos por hora. No tendréis problema alguno.

Cálculo sin equipo de presión.

Para los que no puedan disponer de un depósito con bomba, únicamente nos queda tirar de agua de red. El mayor reto, en este supuesto, es el de adaptar el riego del jardín a nuestra instalación doméstica de agua.

En el riego por goteo, ya comenté, muy por encima, cómo se debía proceder, pero te lo recuerdo. Debemos de localizar la tubería de agua, en algún punto entre la salida del contador, y la entrada a nuestra vivienda. Ni se te ocurra pinchar el agua antes del contador,( que ya sé, que lo estabas pensando!) si lo haces te enfrentas a sanciones brutales. No vale la pena.

Una vez encontrado, deberás realizar una derivación hacia el riego, respetando el diámetro del tubo principal, con una te y un grifo de paso. Al igual que he hecho hasta ahora, no voy a entrar en cálculos que sólo confunden y échan para atrás a muchos.

Entonces, cómo lo resolvemos? Pues vamos a ser prácticos. Si ya lo tienes todo listo. Monta una línea. Pincha los difusores del centro hacia los laterales, y …pruébalo! Sin miedo alguno, conecta la zona que estás instalando a la derivación de antes, abre la válvula, y a ver que ocurre.

Ya sé que es poco ortodoxo, pero oye, funciona a las mil maravillas! Empiezas montando unos tres difusores, y pruebas. Que la cosa tira agua a tope, pués le añades otro! Y así sucesivamente. Recuerda dejar un margen de trabajo amplio, ya que al tratarse de presiones proporcionadas por la red, estas pueden sufrir variaciones, sin que tú te des cuenta.

El mayor enemigo de este tipo de instalación, es precisamente, que nosotros no controlamos, ni el caudal, ni la presión. Si en nuestro barrio o zona, hacen obras y construien más vivendas, veremos reducidos estos parámetros, sin poder hacer nada al respecto.

Asimismo, si en el momento en que realices el riego, existe mucha demanda de agua en la misma zona. Te va a ocurrir lo mismo. De ahí mi recomendación, sobre la necesidad de un depósito y un grupo de presión.

Instalación del riego por aspersión.

Felicidades por llegar hasta aquí! Sin duda estás dispuesto a montar tú mism@, el riego por aspersión, enhorabuena y seguimos, como siempre, paso a paso con la instalación.

Recapitulemos un poco. Nos encontramos con las zanjas y difusores marcados. Según el equipo de presión elegido, sabemos en cuantas zonas se dividirá el futuro jardín. Vamos a por la parte en la que lo ponemos todo patas arriba!

Es el momento de abrir las zanjas principales. Si tu espacio es reducido i no entra ninguna máquina, alquila una zanjadora. De verdad, tu espalda no tiene precio. Si aún así, sigues empeñad@ en hacerlo tú, pide ayuda.

Maquinaria para zanjas

Zanjadora

Por si no estás familiarizado con esta maquinaria, te dejo una imagen de una zanjadora. Busca por tu zona y mira de alquilar una. En un solo día vas a poder realizar las aperturas fácilmente.

Zanjadora

Otra opción, es esta especie de híbrido entre zanjadora y motocultor. Te lo dejo de muestra, para que tengas una idea de qué és.

Seguimos con el montaje.

El dato a tener en cuenta a la hora de abrir es que tienes que bajar de nivel unos 20-25cm. Así te aseguras de dos cosas. La primera, es que podrás pasar por encima con cualquier motocultor, escarificadora o cortacésped, sin llegar a destrozar las conducciones.

Y la segunda es que si en la zona hay heladas, no va rebentar ninguna tubería, ya que, a nivel orientativo, suelo contar que por cada grado negativo, que baje la temperatura ambiental en vuestra zona, tenéis que hundir un centímetro. En conclusión, con estos 20 cm, aseguramos que si en invierno hay heladas de -15ºC, estas no afecten a la instalación.

Zanjas en instalación riego
Zanjas abiertas en instalación de riego

Deberías de tenerlo más o menos así . Como puedes observar, en esta obra realizada el pasado verano, abrí dos zanjas generales y a partir de ahí, me fuí hacia los laterales, evitando el olivo y cubriendo toda la zona.

Montaje de las tuberías.

Ha llegado la hora de estirar los tubos y dejarlos bien colocados dentro de la zanja. Todos de lado, sin que se monten unos encima de otros.

Tuberías riego
Tubos generales del riego

Debe de quedarte más o menos así. La medida de las conducciones generales de cada zona debe ser, en el caso de que utilizes directamente la propia red de abastecimiento, del mismo diámetro de donde la pinchaste. Si cuentas con equipo de presión, utiliza tubo de 1″ (32mm).

Vámonos a por las salidas de cada difusor. Para este menester, utilizaremos unos collarines, con reducción a tubo de 1/2″ (20mm). Montad todas las salidas de cada zona. Mucho cuidado no confundir los tubos de las zonas.

Salidas hacia difusor con collarín

A cada collarín le haremos un agujero con un taladro y una broca de 10mm. Seguidamente le roscaremos el entronque para acoplar el tubo hacía el difusor.

Esto ya lo tenemos! Finalmente con la tubería de polietileno de 1/2″ (20mm), nos vamos hasta donde tenemos ubicado el difusor, y le acoplamos el codo de 90º hembra. Con la ayuda de una bobina roscada, unimos el difusor con el codo.

Y ya está! Enhorabuena por llegar hasta aquí, más adelante intentaré subir vídeos de las instalaciones de este año, si el señor coronavirus me lo permite, muchas gracias y atento a lo que viene debajo!

Consejos y trucos.

Te dejo algunos consejos de instalación que siempre se agradecen.

  • Antes de estirar las tuberías, déjalas que se calientien al sol, te serán más fáciles de manejar.
  • Una vez abiertas las zanjas, aprovecha para pasar tubos de previsión, por si más adelante quieres instalar algún tipo de iluminación.
  • En los finales de línea de las diferentes zonas de riego, no montes un tapón. Utiliza una reducción y dirigete al último difusor.

Reparaciones en el riego por aspersión

Te dejo con algunas reparaciones que voy haciendo al lago de este año. Te ayudarán a poder hacer tu mismo el mantenimiento de la instalación.

Sustitución de difusor

Cuando se estropee un difusor, una manera muy práctica de cambiarlo es como te muestro en el vídeo. Espera que todo esté húmedo, para desenroscar y poder extraer el antiguo sin que se caiga nada de tierra en la tubería.

Seguidamente encaja el nuevo y aprieta fuerte hacia abajo,tienes que notar que hace tope con la rosca y empieza a apretar.

Cambio de tapa difusor

Otro pequeño truco, es sustituir un difusor por otro exactamente igual, sin extraerlo todo. Simplemente le sacamos la “tapa” y extraemos la caña con el muelle. A continuación, volvemos a poner en el mismo lugar la pieza nueva.

Silicona para las cañas

Otro truco más! Si véis que las cañas de los difusores quedan arriba. Hay dos opciones. La primera es sustituir por completo o parcialmente, como hemos visto, los difusores y otra es intentar que la cosa vaya fina, y no nos destrocemos los dedos de los pies al chocar con un difusor.

Para ello he descubierto este aerosol de silicona, que me funciona realmente bien! Si después de la aplicación, continúan quedando en pie, al acecho de los dedos meñiques de los pies, entonces ya podéis cambiarlos definitivamente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad